Un mantenimiento ecoresponsable: Frío sí, ¡pero bueno para el planeta!

Los líquidos y gases utilizados para la práctica del frío y el acondicionamiento de aire; los HFC (hidrofluorocarburos) tienen un poder de calentamiento 10.000 veces superior al del CO2, lo que los hace extremadamente perjudiciales para nuestro planeta.

En la actualidad, la mayoría de los establecimientos abiertos al público utilizan estos gases para sus equipos frigoríficos, y en particular los R407C y R410A.

Ahora bien, el reglamento F-Gas (N°517/2014 – https://eur-lex.europa.eu/legal-content/FR/TXT/PDF/?uri=CELEX:32014R0517&from=EN) estipula que, de aquí a 2030, las emisiones equivalentes de CO2 deberán reducirse en un 85 % y las de gases fluorados en un 79 %. Cada año se prohibirán ciertos gases HFC en función de sus potenciales de calentamiento global (GWP) hasta alcanzar una restricción importante:

  • A partir de 2020, los R 404A y R507 y todos los HFC con GWP > 2500
  • A partir de 2022, lOs R 407C et R 410A ey todos los HFC conc GWP > 1500
  • A partir de 2030, todos los fluidos con un GWPP > 150 quedarán prohibidos

Por lo tanto, es necesario reaccionar y anticiparse a estas prohibiciones lo más rápidamente posible. Para ello, EGEO propone un contrato de mantenimiento y un diagnóstico, con el propósito de:

  • Identificar los equipos que deberán ser sustituidos
  • A continuación, garantizar su buen funcionamiento.